Skip to content Skip to footer

S.t. (Personajes en el bosque), Julio Escámez

Formato

Bidimensional

Autoría

Julio Escámez

Nacimiento-muerte del artista

1925-2015

Técnica

Mixta

Dimensiones

58, 5 x 89 cm

Año

s.f.

Descripción

Acerca de la obra

Como era usual en Escámez, este trabajo no cuenta con un título o con una fecha que facilite su ubicación en el cuerpo de la obra del artista. Sin embargo, sus características iconográficas parecen emparentarla con un tema recurrente en su vida y obra: el teatro.

Previamente señalamos que el artista estuvo vinculado con las artes escénicas costarricenses como escenógrafo y vestuarista. A estas experiencias se suma su participación en un grupo teatral en Chile, además del vínculo que su hermana, -la actriz Orietta Escámez-, mantuvo siempre con las tablas.

Estos nexos trascendieron a su obra pictórica y gráfica, pues con alguna frecuencia sus trabajos referenciaban grandes obras de la dramaturgia universal como El gran teatro del mundo, La visita de la vieja dama, Macbeth o Salomé, así como los asuntos tratados en ellas.

En el caso de esta obra, la indumentaria de época, el recurso de los disfraces y la tensión que existe entre el movimiento y el arrojo de la multitud de personajes, y el hieratismo contemplativo de la figura masculina que desde el centro de la acción mira hacia un punto que se ubica fuera de ella; son recursos que sugieren cierta reminiscencia a la idea de la vida humana como un gran teatro en el que cada quien desempeña uno o varios papeles, cuyas acciones suelen plantear dilemas que nos hacen reflexionar sobre el sentido de la vida.

Ahora bien, hay que señalar también que existe en esta obra una serie de recursos que la vinculan con la tradición representativa de las bacanales, uno de los temas preferidos de la aristocracia europea desde el s. XV, asociado con la celebración de los placeres de la vida.

Es particularmente en La bacanal de los Andrios, pintada por Tiziano entre 1523 y 1526, donde encontramos un nexo compositivo. En ambas obras hay un primer plano al aire libre en el que se concentra la masa de personajes con una orientación diagonal ascendente. El contrapeso de este primer plano es un paisaje marino que completa el sentido de lo que ahí acontece: en el caso de la obra de Tiziano mediante una barca que se aleja, y en el caso de Escámez mediante unas figuras que parecen aproximarse.

A estos elementos se suma el movimiento y la dinamicidad del conjunto humano, rasgo que además de sustentarse en un trabajo de dominio anatómico magistral, evidencia un profundo estudio de luces fundamentado en el conocimiento de la teoría del color. En este sentido, aunque en la obra de Escámez el dibujo tiene un papel medular, el mismo se complementa con un trabajo de contrastes lumínicos que se logra a través de un sabio uso de la opacidad de los materiales.

De acuerdo con estas consideraciones, es probable que Escámez haya estudiado la obra de Tiziano y la tradición que de ella se desprende.

Sin embargo, este vínculo parece circunscribirse a una dimensión estrictamente formal, pues en la obra de Escámez, el divertimento y la permisividad sexual no son objeto de celebración, sino que, por el contrario, están inscritos en un clima de tensión que se articula a través de todo aquello que guarda una relación de exterioridad con la acción, esto es: la figura masculina en postura contemplativa y las figuras que avanzan desde el fondo.

Estos elementos acentúan la dimensión narrativa y dramática de la imagen, aspectos que subrayan su proximidad con la idea de la vida como una gran puesta en escena, en la que constantemente de plantean dilemas acerca de las virtudes y defectos de la humanidad, el sentido de la vida y lo efímero de la existencia.

Código de objeto: BCCR-AV-0792 Categorías: , Product ID: 10369
ESP