Acerca de la investigación

Curaduría de María José Monge, Curadora de Artes Visuales

Al conmemorar 100 años del nacimiento de la artista plástica Margarita Quesada Schmidt, los Museos del Banco Central de Costa Rica reconocen su aporte a la historia del arte costarricense por medio de la exhibición No a la realidad, la cual reúne obras representativas de su trabajo artístico. Los costarricenses podrán ver más de 30 acuarelas, óleos y dibujos de su autoría.

Quesada Schmidt, nació en Paraíso de Cartago en el año de 1915. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Costa Rica entre 1949 y 1952, donde tuvo la oportunidad de contar con la orientación de artistas como Francisco Amighetti, Margarita Bertheau, Alexander Bierig, Lola Fernández, León Pacheco o Carlos Salazar Herrera.

La obra de Margarita Quesada transgredió las convenciones. Además de crear imágenes situadas entre lo onírico, lo poético y el desenfado expresivo; sus obras se caracterizaron por el uso de colores intensos, los altos contrastes lumínicos, el empleo de empastes y de veladura, de rasgados, raspados y lavados, de tachaduras, textos y grafismos.

Quesada Schmidt, hizo de su casa y su pueblo natal el principal motivo para pintar. Creó escenas desde interpretaciones muy personales y alejadas de la idealización. Su producción incluye muchas obras del interior de su casa, espacio en el que intervienen pensamientos, recuerdos, sueños, el pasado, el presente y el porvenir. De igual forma, posee imágenes del barrio.

 

Acerca de la exhibición 

La muestra está conformada por cuatro ejes. El primero de ellos se titula Una pared paraiseña: de lo real y muestra al visitante obras que reflejan la forma cómo Quesada se aproximó a la cotidianeidad paraiseña. Se podrán ver vistas del parque, lo que acontece en sus bancas, el paso de los transeúntes o las dinámicas en torno a espacios del barrio como el billar y a la cantina.

Al continuar el recorrido, el apartado Un interior paraiseño muestra representaciones de diferentes recintos, rincones, detalles y ángulos de la casa de la artista. En su caso, no se trata de exploraciones relacionadas con la luz o con la espacialidad geométrica. Se trata, más bien de lo no visible, de las emociones.

El universo de lo cotidiano de Quesada Schmidt, estaría incompleto sin los espacios y las tradiciones religiosas que ocuparon un importante lugar dentro de su obra artística. Por eso, la exhibición finaliza con la sección Otros espacios de recogimiento, la cual incluye imágenes de iglesias o costumbres católicas desde una mirada poco común.

Artículos y publicaciones

 

Me llamo Margarita

 

Enlaces de interés

Margarita Quesada por Luis Fernando Quirós