Acerca de la colección de artes visuales

La colección de artes visuales de los Museos del Banco Central de Costa Rica es uno de los más importantes acervos de arte costarricense. Está conformada por 872 obras de 163 artistas, quienes han producido su trabajo artístico en distintos momentos de la historia de Costa Rica, desde la segunda mitad del siglo XIX hasta la actualidad. Contiene, básicamente, obras bidimensionales (óleos, acrílicos, mixtas, acuarelas, fotografía, dibujos, grabados) y tridimensionales (esculturas en madera y piedra, ensambles y fundiciones).

Fueron los primeros jerarcas del BCCR quienes tuvieron la visión de conformar una colección de arte que preponderaba la producción artística vinculada con lo nacional o lo local. En términos temporales, aunque incluye menos obras de las últimas décadas del siglo XIX, estas tienen un valor estético e histórico incomparable. Así, por ejemplo, cuenta con obras de artistas de la talla de Achiles Bigot (1809-1884), Enrique Echandi (1866-1959) y Tomás Povedano de Arcos (1847-1943).

Como parte del siglo XX, se encuentran obras que evidencian giros estéticos ocurridos durante sus diferentes décadas (de los años 30 a los 70). Están presentes obras de artistas como Max Jiménez (1900-1947), Teodorico Quirós (1897-1977) y Francisco Amighetti (1907-1998). Vinculadas con años posteriores, destacan obras de Manuel de la Cruz González, Rafael (Felo) García (1928) y Lola Fernández (1926).

En los años noventa, la colección creció significativamente por la adquisición de obras de Manuel de la Cruz González (1909-1986) y de Dinorah Bolandi (1923-2004), quienes se convierten en los autores con mayor cantidad de obras en la colección. A ellos se suman muchos artistas más, como Margarita Bertheau (1903-1976), Fernando Carballo (1941), Cinthya Soto (1926), Juan Luis Rodríguez (1934), Crisanto Badilla (1941), Cecilia Paredes (1950), Roberto Lizano (1951), Aquiles Jiménez (1954), Adrián Arguedas (1968), Sofía Ruiz, entre otros.

 

Acerca del programa de exhibiciones Micro-constelaciones 

En este año 2017, abrimos al público Micro-constelaciones, un programa continuo de exhibiciones temporales de su colección de artes visuales. Cada dos meses, los visitantes podrán disfrutar de conjuntos de obras que se enlazan en torno a temáticas como el amor, la niñez, la violencia o el poder, entre otros.

Uno de los propósitos esenciales de esta iniciativa es ofrecer al público la oportunidad de acercarse a obras de la colección de los Museos desde diferentes ópticas; dándoles insumos nuevos para apreciar perspectivas artísticas acerca de inquietudes y motivos afines, sus soluciones estéticas, sus experimentaciones y las diversas formas de expresión en el arte costarricense.

Estas pequeñas muestras se complementan con la exhibición permanente de una de las obras más relevantes de la historia costarricense: el Retablo de la corte de Carlos Jiménez, de la artista Marisel Jiménez, la cual fue adquirida para el acervo del Banco Central de Costa Rica en el 2016. 

El programa inició en enero con la muestra Del amor y otros demonios, donde varias obras dialogaban en torno a las ideas del amor; desde la más romántica hasta aquella relacionada con el apego, la dependencia, el control o el miedo. Las pieles que somos es la exhibición que actualmente está abierta al público.