fbpx
Skip to content Skip to sidebar Skip to footer
Museo cerrado 25 de julio
SJ, Bajos de la Plaza de la Cultura, entre AV 0 y 2, calle 5.
Museo cerrado: 14 agosto
SJ, Bajos de la Plaza de la Cultura, entre AV 0 y 2, calle 5.

Todos somos o hemos sido migrantes / Por Adriana Sandí

Esta es mi familia, en esta foto todos somos o hemos sido migrantes. Mi papá migró a EEUU siendo yo una adolescente. Permaneció allá durante quince años y estando allá, conoció y se casó con su esposa de nacionalidad puertorriqueña y ahora viven juntos en Costa Rica. Cuando yo tenía veinticinco años conocí a quien es ahora mi esposo, quien es argentino. Él estaba en Costa Rica por motivo de trabajo. Yo soy docente de Inglés y diseñadora gráfica. Luego de salir juntos por un tiempo me invitó a Argentina y decidí quedarme allá a hacer nuestra vida juntos.

Sin embargo por distintas razones, siete años, una hija y tres gatos más tarde, decidimos migrar hacia Costa Rica. Vendimos todo lo que teníamos y nos venimos con nuestra bebé de año y medio y nuestros gatitos.

Hace cinco años ya que estamos en Costa Rica y si bien mi hija es naturalizada y mi esposo es residente, seguimos siendo una familia de migrantes. Nuestra vida familiar es una mezcla de culturas sur, centro y norteamericanas. Tomamos mate, comemos tamales, empanadas argentinas caseras y gandules puertorriqueños. Y ni hablar de la herencia italiana de las nonas de mi esposo, en la pizza y pasta que preparamos juntos en familia. Mi hija habla de vos con nosotros y de usted en la escuela, además de mucho spanglish con sus abuelos. Al medio día vemos noticias costarricenses y a la noche el informativo argentino. Celebramos tanto el día de la memoria, el quince de setiembre, Halloween, Navidad y también reyes. Cuando mi hija pierde un diente, nos visitan tanto el hada como el ratón Perez.

Ser migrantes es parte de nuestro ADN familiar. Nos sentimos orgullosos de ser una fusión de culturas y que nuestra pequeña crezca sintiéndose ciudadana del mundo. Tanto es así que ella sueña en aprender japonés e irse a vivir a Japón cuando crezca. Las fronteras solo están en nuestra mente y deberían unirnos, no separarnos.

*Las historias reflejan las perspectivas y opiniones de sus autores y autoras.

Este es el subtitulo
Este es el título del popup

Este es el contenido

Texto del boton
ESP