Skip to content Skip to footer

Reimaginar la Comunidad

Reseña

Hoy, en plena pandemia, es más evidente que los cambios son detonantes de la reimaginación, capacidad humana que nos hace detenernos, cuestionar, enfrentarnos a lo inesperado y crear. El museo está haciéndolo y anhela hacerlo con ustedes en nuestra próxima serie de exhibiciones de artes visuales tituladas Reimaginar.

Esta secuencia de exhibiciones que surgen de la necesidad de enfrentar las transformaciones ocasionadas por el SARS-CoV-2 sobre temas esenciales como la comunidad, las fronteras y el cambio; y desde las posibilidades que ofrece la creación artística y el museo para reimaginarnos.

La exhibiciones estarán conformadas por conjuntos de obras de la colección de artes visuales del Banco Central de Costa Rica, las cuales, a pesar de ser realizadas en contextos pre-pandémicos, se relacionan de diversas maneras con algunos de los asuntos que se tornaron sensibles a causa de la dirección que tomó la gestión política de la pandemia: el distanciamiento corporal, el confinamiento, el cierre de fronteras, la seguridad sanitaria, la ralentización, el detenimiento y la reconfiguración de las dinámicas socioeconómicas, la regeneración ambiental.

Reimaginar la comunidad

La primera exhibición, Reimaginar la Comunidad, reúne las sensibilidades y miradas de creadores costarricenses para acercarnos a maneras distintas del hacer comunidad. Aunque las obras fueron realizadas en momentos distintos de la historia, arrojan pistas sobre las muchas nociones de lo comunitario, y dentro de esto, sobre las relaciones entre lo individual y lo colectivo, el bien común o su ausencia, el otro y el nosotros, la igualdad y la diferencia, la convivencia y la exclusión.

Sus imágenes nos hacen pensar si viajamos con un cardumen o en solitario, si las comunidades de las que somos parte nos empoderan, si hemos dejado de pertenecer a nuestro lugar de nacimiento o ha viajado con nosotros, si la ausencia de otros nos han inmovilizado, si las personas más cercanas siguen siendo tan ajenas, si hay lugares lejanos que nos hacen sentir más en comunidad, si las esquinas ya no son las mismas, si hemos levantado o derribado más o menos muros en este tiempo  pandémico o si podemos crear armonía entre diferentes.

En aislado y como conjunto, estas obras reparan en detalles sobre el bien común o sobre su ausencia, suficientemente estimulantes como para repensar desde otro lugar, nuestro papel en el orden de cosas existente y nuestro potencial como agentes de cambio.

Quisiéramos detonar en ustedes esta reflexión y completar una historia que se puede reimaginar cada día de nuevas maneras.  

Muchas obras se aproximan a la reflexión sobre lo comunitario a través de investigaciones con las formas, los colores o los materiales, y el empleo de recursos que involucran el trabajo con módulos, la serialidad, el ensamblado, el movimiento y la percepción.

El juego entre igualdad y diferencia es esencial en estas obras, del mismo modo que lo es para la comunidad.

Las imágenes de la vida cotidiana que sitúan la atención en las dinámicas o en los espacios a través de los cuales se produce y se reproduce el sentido de pertenencia al grupo, ofrecen aproximaciones muy diversas al sentido de lo comunitario.

Los procesos de urbanismo han motivado reflexiones sobre el nexo que existe entre las transformaciones infraestructurales y los cambios en materia política, económica y sociocultural.

El espacio citadino ofrece y/o promueve imágenes sugerentes acerca de las modificaciones en las relaciones humanas.

Los vínculos articulan, por una parte, los sentidos de identificación y de pertenencia que nos permiten ser reconocidos y reconocernos como una unidad. Pero también afirman las identidades individuales, reconociendo y respetando el lugar que cada singularidad tiene dentro del conjunto.

La mismidad implica una serie de responsabilidades y de compromisos con el cuido del bien común, pero también supone beneficios relacionados con las certezas y la atmósfera de seguridad y de protección que crea la comunidad.

La otra cara de esta realidad es la condición de otredad, la cual puede manifestarse de muchas maneras que abarcan prácticas de inequidad, invisibilización, aislamiento y exclusión, por citar solo alguna.

Multimedia: entrevistas a artistas

Reproducir vídeo
Reproducir vídeo
Reproducir vídeo
Reproducir vídeo
Exhibición Reimaginar la Comunidad- Entrevista a la artista Marisel Jiménez
Reproducir vídeo